Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

Importancia del Lavadero en el Contexto Rural de Álava


El lavadero fue un lugar relevante para la sociabilidad de las mujeres en Álava, como ha investigado Beatriz Gallego. El lavadero, era un lugar para la colada pero también un centro de reunión exclusivo de las mujeres. 

El lavadero de Tuesta, está cubierto y curiosamente, conserva en uno de sus rincones, una campana y chimenea, así como la pila circular donde se vertía la ceniza para blanquear la ropa. 

Los lavaderos públicos “son recintos de gran contenido sociológico y etnográfico” en los cuales surgían “cantigas”, refranes y leyendas populares. Los lavaderos fueron testigos de la evolución de muchos pueblos, y aunque todavía hoy en día funciona alguno, sobre todo en el ámbito rural, su número ha descendido de manera considerable, desde que las nuevas tecnologías empezaron a facilitar el lavado (MÉNDEZ-VALGA, 2011)

La tarea del lavado de ropa está unida irremediablemente a la historia de las sociedades organizadas y a la aparición de un determinado grupo encargado de actividades relacionadas con el concepto de higiene, limpieza, urbanidad y progreso. El término lavaderos es usado desde el s.XVI, para designar el “lugar destinado para lavar la lana, ropa u otra cosa” (DEL ESTAL, 2010).

Comúnmente es conocida como chafardera aquella persona a la que le gusta ir chismorreando y hablando intimidades del prójimo. Dicho término proviene del catalán safareig (lavadero) y se utiliza desde que antiguamente ese sitio era lugar de reunión de las mujeres que acudían a hacer la colada y aprovechaban para hablar de aquellas personas que nos estaban presentes. Hemos de recordar que por entonces no existían las lavadoras y se debía ir a lavar la ropa a los lavaderos públicos habilitados para tal menester (LÓPEZ, 2012). 
Del hecho de acudir a ese lugar nació la locución ’fer safareig’ (hacer la colada)  y como sinónimo ‘ir a cotillear’ y/o hablar de los demás. La palabra safareig derivó en xafardeig (chafardería) y de ahí a xafardejar (chafardear) y xafardero/a (chafardero/a), siendo desde entonces habitual utilizarlas para referirse al acto y la persona que se dedica a hablar de los demás.
Además en ese lugar (los lavaderos públicos) nacieron otras expresiones muy relacionadas con el tema, como es ‘lavar los trapos sucios’ en relación a contar intimidades de otros/as y ‘hay ropa tendida’ como modo de avisar que no se puede hablar de según qué cosa delante de una persona determinada o de algún niño que no debe escuchar lo que se dice.
Los lavaderos públicos eran una especie de casinos femeninos. Los hombres nunca lavaron en público. Ahora sí que lo hacen, pero en casa. Nunca un hombre tenía acceso al lavadero, e incluso hay ordenanzas, como las de Caravaca de 1548, que prohibían a los hombres incluso detenerse a mirar a las mujeres, bajo pena de 3 reales de multa y tres días de cárcel, como ha investigado J.A. MELGARES.

El lavadero solía ser municipal, y era el Concejo quien se encargaba de su mantenimiento. Las ordenanzas se referían al lavadero, prohibía lavados en otros sitios y señalaba horarios. Incluso hablaba de la colocación de las mujeres según el proceso de lavado (HERRERO, 2006).

Los Lavaderos Públicos fueron, durante el siglo dieciocho 1820-1830, mucho más que un lugar donde lavar la ropa. Cada lavadero, que se ubicaba en los pueblos más poblados de la zona, congregaba cada tarde a decenas de mujeres que acudían cargadas con cerradas, cestas y calderos a lavar la ropa. 
La mayoría de ellos fueron construidos entre los años mil ochocientos veinte y treinta, una infraestructura que fue un alivio para las espaldas de muchas de esas mujeres que se pasaron media vida frotando con la pastilla de jabón agachadas, en la acequia, balsa, regajo, cerrada, o en el río (PÉREZ, 2011). 

Sin embargo con la llegada de la lavadora, sólo las personas nostálgicas acuden a los lavaderos, y no para lavar: unos para recordar, otros para tomar contacto con el pasado… pero nadie niega que fueron verdaderos centros de socialización del mundo rural (PÉREZ, 2011).
No había pueblo que no luchase, durante el siglo XIX, por la construcción de un lavadero, el único método conocido hasta la fecha para aliviar el dolor de las espaldas de las mujeres que se pasaban horas arrodilladas, frotando la ropa de la familia (PÉREZ, 2011).

Eran tiempos de pobreza y miseria, años en los que la mayoría de los habitantes lograban subsistir a base de una pequeña ganadería y una huerta. No había lujos ni se pretendían, pero cuando los que vivieron aquellos años los recuerdan, siempre consiguen dejar de lado las vivencias de la falta de todo para, sin embargo, rescatar del recuerdo los momentos de compartir con los vecinos, cuando surgían los comentarios y las bromas y siempre había lugar para la risa. Aquellas tertulias no premeditadas donde no se servía ni café, ni pastas, ni se formaban corrillo en la mesa del salón, son rememoradas con cariño y siempre tenían un escenario común, los lavaderos (PÉREZ, 2011).

Estas construcciones fueron lugar de encuentro de las mujeres y de confidencias íntimas que la sociedad se negaba a escuchar, hervideros de lo bueno y de lo malo, donde además de sacar el negro de la ropa conseguía sacárselo también del alma, en una época donde la pobreza dejaba poco tiempo para el humor (PÉREZ, 2011).
En muchos de nuestros pueblos, aun hoy podemos encontrar los lavaderos públicos, unas construcciones realizadas al aire libre, cubiertas de una techumbre y alimentadas por una corriente de agua, procedente de una fuente o acequia, la mayoría de ellos han sido reconstruidos, y hoy en día,se han mantenido, han restaurado, otros lamentablemente se han destruido, pero los que sobreviven aún dejan un legado a la historia (DEL ESTAL, 2010). 
Estos lavaderos servían para que las mujeres del pueblo pudieran lavar la ropa, llevando consigo, el jabón, la ropa sucia, el raspador, la cuba…. 
Pero al mismo tiempo, estos lavaderos eran como un centro social, ya que era el lugar de reunión de las mujeres del pueblo, donde se comentaba cualquier acontecimiento que ocurría en el pueblo (DEL ESTAL, 2010). 
Esta charla de Beatriz Gallego sobre la Historia de los Lavaderos se hizo en Zalduondo, Álava.

Texto: Tamara de Agurain.
Referencias y citas: Mentxu Ramilo
Fotografías: Fernando Pérez

Más información:
GALLEGO, Beatriz (2011): Una aproximación a la sociabilidad femenina y a la creación de la conciencia de género: los lavaderos en el mundo rural alavés

Traducir »
Clicka para escuchar el texto